Mi mariposa blanca, la mía.

Abandoné mi libreta de mariposas, la que inicié para contarle cosas a Laia y a quien quiera leerlas. Demasiado “drama” me hizo creer que no era digna de regalar(me) palabras. Me afané en “formular proyectos” disparada, nuevamente, por la alarma dineraria. Las cuentas incalculables, el impertérrito alquiler, los impuestos directos y una invitación a un sitio relevante… me despistaron. Hasta tal punto me enajené que una tarde me puse a ver a Évole –no veo su programa, sé que no debo–. Escogí un tema que pareció interesarme, un señor comenzó a contar por debajo de cuántos grados centígrados un hogar se sume en la pobreza energética. De repente un depresor se instaló en mi alma.

He tardado varias semanas en volver. Me trajo una mariposa, nuevamente de Laia. Tiene costumbre esta pequeñita de leerme en mis libretas y me dejó cortada y pegada en mi minidiario esta nota-mariposa.

 

IMG_7917
Mami en las páginas 25 y 26 lo que as escrito es muy bonito y tienes razón en todo lo que has escrito en esas páginas. Laia.

 

Las páginas, 25 y 26 en las que mi hija apunta que tengo “razón en todo” referían a esta resolución personal, pensando en eso de si tengo derecho a escribir o no, y qué cosas. Me escribí a mi misma: “Las respuestas no van antes que la vida. ¿Qué significa funcionar? Atormentarse por estupideces como dónde y cómo vivir; por ahí no va mi vida. Amo y amaré a quien puedo querer. Y lo que tengo que hacer es más que evidente: seguir cuidando de mi vida y la de las demás personas. Cada día. Y eso lo logro hacer también escribiendo. No permitas –me escribía a mi misma- que nadie te oprima con sus denominaciones. No consientas que nadie te nombre (…) No hay en tu escasez, derrota alguna. No hay error. Hay dureza. Pero no va a pasarte nada que no puedas encarar sin convertirte en una mierda de persona. Ama sin permitir que te desprecien y todo irá bien”.

Así pues vuelvo a la libreta que me regaló mi hija. Falta hace que escribamos tozudamente a las que nos podrían nombrar pobres energéticas. Falta hace para recordar que pobreza viene de párvulo, parco, poco; y que –añado– más nos valdría que no escriban quienes de tanto temer la pobreza, se han convertido en mierdas de personas que no pueden amar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s