Ven, seremos.

pruebaswordpress

taller #escrituras_para_autor_izar_nos

¿Decimos lo que queremos decir?

¿Qué palabras nos han hecho y qué nos han hecho las palabras?

Usa tu lengua. Toma las palabras. En voz alta y sobre el papel, sé.

Convocatoria Mayo en la Librería Contrabandos (C/Amparo, 76, Madrid).
4 sesiones de 2 horas que puedes realizar en dos horarios:
Lunes (7, 14, 21 y 28 de mayo) de 19.30 a 21.30
Grupos pequeños y posibilidad de reprogramar sesiones perdidas individualmente.
Precio del taller:
(en dinero completo 75€/sesiones individuales 25€xsesión
o en trueque de trabajos)

 

1ª sesión. Nuestras palabras como “irrupción del ser”.

Tendemos a adelgazar la potencia de las palabras: las de otras, las nuestras, las tuyas. “Se dice” que todo lo importante está ya escrito. Sostengo que no: nos queda por escribir todo lo que aún no ha acontecido. Lo que está escrito, responde a un mundo que ya fue; no al nuestro, ahora. Somos, también, nuestras palabras y yo apuesto por un uso del lenguaje “conmemorativo” para la vida.

Escoge un texto (poema, fragmento de novela, relato) tuyo o de otras que crees que te han constituido. Vamos a compartirlos al empezar. Leeremos fragmentos al comenzar la sesión. Después, nos pondremos a la altura de nuestra página en blanco y comenzaremos a escribir acompañadas.

(Me encanta el arranque de Ana Frank. Ella estaba convencida de que nadie la leería. A quién iba a interesar el diario de una niña de 13 años. Aún así, antepuso su necesidad a su virtud, nombró a su diario como Kitty. Su diario sería la mejor amiga que no podía tener. Pronto Ana comenzó a celebrar la posibilidad de contarse: “Estoy contenta de tenerte (…) de escribir en ti”)

2ª sesión. Escribir en ti.

Déjate escribir, siente el desafío de decir eso que tienes que decir y encuentra tú misma el modo de hacerlo. No estamos simulando ser literarias. Estamos habitando el lenguaje que es nuestra casa. En talleres de escritura, nos enseñan técnicas, como si la técnica fuera antes o aparte de aquello que necesitamos construir escribiendo. No querremos “parecer” literarias. ¡Queremos vaciarnos para ser de nuevo las niñas que escriben para dibujar unas letras en el mundo!

En nuestro mandato de escribir, haremos un borrado de toda autorización. Quiero que apagues esa vocecita que se ríe de ti, que te dice que así no “se” hace, así no “se” puede, no vale la pena. Te aseguro que el papel es paciente y acogedor. Nacimos para brillar como las niñas. Y no hay nada iluminador en encogernos para que otras se sientan inseguras en nuestra presencia.

(La escritura, como civilización, la inventamos para vivir mejor. Las palabras nos cuentan lo que somos, aventuran lo que seremos y relatan lo que fuimos. Y las palabras de cada una de nosotras son completamente únicas y tienen una única manera de ser escritas que es tuya. Lo único que merece la pena si quieres escribir, es que escribas eso que solo tú puedes escribir y cómo solo tú, puedes escribirlo).

 3ª sesión. Soltar un párrafo sobre la inmensa mayoría.

Blas de Otero tiene un poema en que desea ser ese “mar” que suelta un párrafo sobre la inmensa mayoría. A mí me gusta pensar el arte como el mar, así de inmenso, de forma que no le sobra nadie, ni obra alguna. No importa que consideres que lo que escribes no es bueno. Juan Ramón afirmaba “Mi mejor obra es mi constante arrepentimiento de mi Obra”. Lo fundamental es saber qué te permite escribir y si en “lo que viene a tu lápiz” parafraseando a Juan Ramón, encuentras algo bueno para ti y para compartir.

En esta sesión quiero que vayamos haciéndonos cargo del “aura” de nuestros escritos. De sus posibles lectores primeres, remotes, lejanes. Desde un blog a una editorial, el proceso de compartir lo escrito, es un acto menos egoísta que andar escondiendo nuestro talento. Conocer los medios de producción de los libros, comprender la edición es necesario para hacerte cargo de la circulación de tus palabras.

(Nos lo han contado mal, cuentan que es por narcisismo o por dinero que haríamos circular nuestra escritura. Nos dicen que el talento es escaso, que los tesoros hay que esconderlos pero: ¿y si nuestra idea del mundo reconociera que el tesoro del mundo es la vida? La vida toda, abundante, rica).

 4ª sesión. Inventariar nuestras palabras

Mi propósito es generar un repositorio de palabras buenas, que te (nos) haga sentir la potencia de tu decir y tu hacer, de tu escribir. Precisamos hacerlo porque a menudo, vencen los relatos que nos dañan, sobre los que nos sanan. Y no lo vamos a permitir. Gana de Huxley, 1984, frente a La Isla.

Llamo, pues, a un suerte de escritura nos posibilite como deseaba María Zambrano pasar no “de lo posible a lo real, sino de lo imposible a lo verdadero”. Reafirmando el poder de la cultura, de ser tierra fecunda para la abundancia. No para “hacernos preguntas sobre el significado de la vida” sino para “poder pensar en nosotros como seres a quienes la vida requiriera continua e incesantemente”.

(Ven seremos, nos dice la escritura. que reinstaura nuestra potestad política de ser un sujeto y protegerlo. Ser nuestra lengua, producir nuestras palabras, registrarlas, para garantizar la posibilidad del aprecio. Ofrecer nuestros textos, luego al mundo “sin gesto y sin ofrenda”, como nos desafío a hacer María Zambrano, que encontró razón poética al existir).

(+info e inscripciones: evafer70@gmail.com y libreria@contrabandos.org)

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Un comentario en “Ven, seremos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s