Contrabandear (una invitación)

Investigo cómo es mi blog, y descubro que de nuevo para saber qué significa para mí la escritura, no me guardé lugar. Me construí como una especie de palio, para mostrarme ahí, como la mala escritora que soy para que me tiren piedras, y me procuré una página estática bajo el texto “Soy escritora”. Opté no por una dinámica y tranquila entrada de blog.  No, me encarcelé en una página. Como si fuera una presa de mí y lo que he podido con las palabras hasta ahora. Para peor, me hice eso sí, dos entradas para la crianza social y para la sinautoría y las colectividades productoras. Salvar el mundo sí debo, pero dejarme balbucear, no. Dejarme sencillamente accionar con esa necesidad mía, de escribir, no. Me he vuelto a apresar, atar, reatar. Lo hago una y otra vez y ésa es en realidad mi pelea vital. No dejarme ser escritora, como yo necesito ser escritora. Quedarme perpleja, en ansiosa humillación… (gracias de nuevo Jesús Olmo por tantos comentarios).

Cierto que me crié en un mundo anoréxico que concibe nuestra posibilidad de acción en la literatura solo en tanto que constructor de consumidores. Constructor de compradores de libros, clónicos (los compradores y los libros), ocasionados -ambos- para una vaga lectura. Y sí, yo no puedo ser escritora desde ese concepto adelgazado del mundo que trata la escritura como una labor cuyo sentido es una posterior y complaciente y facilitada y seduciente lectura.

Y lo sé. Que no. Que el alfabeto, la escritura de palabras, congeladas en el tiempo y convertidas en materia física, no se inventó para la lectura, sino para organizar, permitir, el desarrollo social. La puesta en juego de más cabezas resolviendo -aunque se equivoquen- la complejidad del mundo. Para permitirnos ser como sociedad otra cosa, de otro modo a esas sociedades ágrafas cuya verdad sostenían como comunidades, olvidando y reajustando el pensamiento al puro acontecer de un mundo producido en común.

Es verdad que muchos motivos no ha dado la escritura para que confiemos en su potencia. Mejores no nos ha hecho. Es más debiéramos recordar que la escritura contribuye a que nos distanciemos de la realidad y del grupo que sí requiere un saber ágrafo solo ocasionable con el lazo social que consiente y renueva constamente.

Ahora vivimos instalados en la perplejidad en que nos deja ese conocimiento parcelado y estúpido que esa tecnología nos legó. Por eso busco y busco volver a encontrar sentido a la escritura… y, me está costando largo tiempo.

Casi diría que comienzo ahora aquí: procuro no temer ni el error, ni el balbuceo. Y mi balbuceo se empeña en escribir que la detonación fundante de la escritura no fue la lectura. No deberíamos leer sin más. Nunca. Y un libro nunca debiera renunciar a ser ese “objeto poético social y político” que renueva el lazo social. Por eso, en esa librería “Contrabandos”, optamos por nombrarnos “edición política” y optamos por nombrar nuestro propósito desde la idea de materializar la cultura.

No aceptamos una cultura que no se haga cargo del mundo que construye. Toda cultura construye mundo y quien nos dice que no, es porque quiere que creamos que el mundo es solo lo que soportamos. Descubierta la cárcel inmaterial, la material es más pequeña y concreta y asusta menos. Por eso nos atrevemos a desafiar.

En mi caso, para ser escritora clon, renuncié a la escritura y es cierto aún me subo a los estrados para que me apaleen pero quizá sea ésta la última vez.  Quizá ya esté aprendiendo a consentirme. Incluso me atreva ya no a ir tranquilamente contando en qué ando con la escritura, sino también comenzando a nombrarme como editora. Desde una edición política, desde una materialización de la cultura, puede que vuelva a tener sentido fabricar un libro, porque podamos hacernos cargo de qué mundo construye ese libro.

En ese espacio estamos procurando esas cosas. Lenta, tanteantemente, pero sí; queremos eso. Y en eso estamos. Generando una interrupción del sentido, suficiente para que no se nos abarrote el deseo entre hierros transparentes. Invito pues aquí a quien quiera sumarse a este intento. También.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s